Artículos del mes: abril 2012

Una fractura de una lima en el tercio apical es siempre un motivo de disgusto para los endodoncistas. Sin embargo, no hay que perder la paciencia e intentar manejar el caso lo mejor posible ya que no tiene porqué significar el fracaso del tratamiento. Cuando la lima se fractura en el tercio apical debemos intentar sobrepasarla. Para ello, debemos ayudarnos de limas C+ o K de bajo calibre. Si somos capaces de sobrepasarla, la gutapercha termoplástica la englobará y tenemos las mismas posibilidades de éxito del tratamiento como si esta fractura no se hubiese producido.

 Apicoformación MTA

Es frecuente encontrarnos en nuestra consulta necrosis postraumáticas. Cuando estas se producen en dientes con ápices inmaduros la complejidad del tratamiento se multiplica. Una opción es intentar regenerar el tejido pulpar con la ayuda de una pasta triantibiótica (idealmente), sin embargo, esta opción no siempre es aceptada por los tutores de los jóvenes pacientes. En tal caso, la indicación es realizar un tapón apical con MTA.

Este caso de molar con reabsorción radicular nos muestra la utilidad del CBCT para abordar casos complejos de reabsorciones radiculares. Nos va a responder a muchas preguntas que nos har´íamos en este caso y que la radiografía convencional no nos puede aportar... ¿cuántas raíces estan afectadas?, ¿cómo es la reabsorción?, ¿tiene un 4º conducto?, confluye con el conducto mesio-vestibular?...,además podremos escoger de antemano el sistema de obturación adecuado en cada conducto.

En casos donde tenemos grandes curvaturas radiculares como estas, es fundamental el mantener en todo momento permeables los conductos radiculares en todo momento, ya que es fácil en estos casos hacer escalones, que se fracturen instrumentos, y una serie de problemas que debemos tener en cuenta. Para evitarlos usar instrumentos nuevos, usar la lima de pasaje o hacer un correcto preflarin son medidas fundamentales para conseguir el éxito en estos tratamientos.

“Casi todos los conductos son curvos en algún lugar o en algún sentido”. Creo que es una frase muy a tener en cuenta entre aquellos que practicamos la endodoncia día a día. Para mí siempre supone un reto manejar este tipo de conductos. Es fundamentar saber diagnosticarlos, para ello es muy importante observar con detenimiento la radiografía preoperatoria y posteriormente realizar una conductometría para observar con mayor claridad el grado de curvatura. Hay que tener mucha paciencia con este tipo de casos.

Una de las posibles complicaciones que nos podemos encontrar en endodoncia es la calcificación de conductos. Pacientes con edad avanzada o dientes con grandes obturaciones antiguas son candidatos para presentar estas calcificaciones. Es fundamental realizar un buen diagnóstico de estos casos. Para ello, la radiografía preoperatoria es de nuevo fundamental. Si no observamos el conducto en esta radiografía, es probable que el mismo esté calcificado. En estos casos, podemos tomar al paciente un CBCT para estudiar la calcificación. Debemos recordar que los conductos, generalmente, se calcifican corono-apicalmente.

Cuando encontramos un diente con curvas muy pronunciadas, debemos saber que son endodoncias con una carga muy importante de endodoncia manual, donde seguro que si no logramos un preflaring con limas manuales y luego con Path File (asi es como me gusta hacerlo en estos casos) y una eliminación de las interferencias coronales, no seremos capaces de lograr realizarlas con éxito. Son casos que precisan paciencia y tener un par de conceptos claros.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies