Artículos del mes: mayo 2012

Los conductos calcificados son siempre un gran reto para el endodoncista, ya que realmente no podemos mas que eliminar la calcificación muchas veces en la zona donde “creemos” que está el conducto. Es frecuente encontrarnos calcificaciones en pacientes con obturaciones muy profundas, en pacientes bruxómanos, pacientes con abrasión coronal, etc. Además de todo esto debemos conocer que los conductos se calcifican generalmente de coronal a apical.

Reendodoncia de un 46 que tenía una lesión apical. El paciente se había hecho el tratamiento de conductos 7 años antes. A veces el tratamiento no es aparentemente malo, como en este caso. Es probable que la obturación previa no fuese lo hermética que se precisaba para poder eliminar a todos los microorganismos. La edad es un factor importante en este tipo de casos; al ser un paciente joven (35 años) el proceso de curación es bastante rápido.

Muchas veces es difícil la localización de los conductos por la pérdida de las referencias anatómicas. En este caso,no encontraba el conducto palatino y se realizó un CBCT entre las dos sesiones, para ver si la localización del mismo. El Tac reveló que la entrada del conducto estaba a 2,5 mm a palatino de donde lo estaba “buscando”.

Presentaremos a continuación dos casos de molares maxilares, un 6 y un 7, con una anatomía muy frecuente: cuatro conductos que confluyen en tres (Mv y Mp), con una curvatura de 30º en la raíz mesial. Un estudio que analizó molares maxilares concluye que en la raíz mesiobucal, en el 56,8% de los casos presenta dos conductos (1). Por otro lado, otro estudio reciente, en este caso del primer molar maxilar, dice que de estos casos en el 66% de ellos los dos conductos confluyen en uno (2). Por todo ello, es esencial emplear el microscopio, ayudándonos del ultrasonidos para la localización de todos los conductos.

Podemos encontrarnos con relativa frecuencia grandes curvaturas en las raíces distales de los molares mandibulares. El caso que presentamos se trata de un segundo molar mandibular con una curvatura de radio corto de 90º, como hemos dicho en otros artículos, para manejar estos casos es fundamental diagnosticarlos, para emplear el instrumental necesario y evitarnos posibles fracturas de instrumentos.

Una posibilidad sencilla y predecible para la reconstrucción del diente endodociado o bien en odontología coservadora cuando el punto de contacto se ve afectado y parte de las paredes vestibular y palatina son las incrustaciones. Estas pueden ser de composite o cerámica, sin embargo las primeras dan muy buenos resultados según los últimos estudios. El caso que presentamos se trata de un paciente que llevaba una amalgama de plata y que con el paso del tiempo se le terminó por despegar. Al observar el mismo, nos dimos cuenta que sería muy complicado realizar esta reconstrucción directamente en clínica, por lo que decidimos realizar la incrustación.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies