Una de las posibles complicaciones que nos podemos encontrar en endodoncia es la calcificación de conductos. Pacientes con edad avanzada o dientes con grandes obturaciones antiguas son candidatos para presentar estas calcificaciones. Es fundamental realizar un buen diagnóstico de estos casos. Para ello, la radiografía preoperatoria es de nuevo fundamental. Si no observamos el conducto en esta radiografía, es probable que el mismo esté calcificado. En estos casos, podemos tomar al paciente un CBCT para estudiar la calcificación. Debemos recordar que los conductos, generalmente, se calcifican corono-apicalmente.

Cuando encontramos un diente con curvas muy pronunciadas, debemos saber que son endodoncias con una carga muy importante de endodoncia manual, donde seguro que si no logramos un preflaring con limas manuales y luego con Path File (asi es como me gusta hacerlo en estos casos) y una eliminación de las interferencias coronales, no seremos capaces de lograr realizarlas con éxito. Son casos que precisan paciencia y tener un par de conceptos claros.

Yo pienso que el tamaño de una lesión apical no es lo más importante, sino el diagnóstico correcto!, que nos permitirá saber si el origen es endodóncico o no. Aunque podemos ver que la evolución de esta lesión que hasta desplaza el conducto dentario puede parecer de mal pronóstico; si lo analizamos en profundidad podemos ver: un 46 con una pulpotomia fracasada 20 años antes, y un 45 con un pin filtrado, una lesión lateral que insinúa un conducto lateral sin obturar. Con este diagnóstico el tratamiento no es tan complicado como podeis ver.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies