Artículos de la categoría: Anatomía Compleja

La mayoría de los primeros molares mandibulares presentan dos raíces con dos conductos mesiales y uno distal. Estos dos conductos mesiales pueden confluir o bien acabar en dos foraminas diferentes. En la raíz distal, solemos encontrar un conducto generalmente, aunque en algunas ocasiones podemos encontrar un segundo conducto. Sin embargo, la anatomía del primer molar mandibular pude ser muy variable, ya que podemos encontrarnos incluso con tres conductos mesiales o tres distales.

En casos de ápice abierto con o sin necrosis y grandes diámetros apicales el MTA es sin duda la mejor opción. Nos permite en una sóla cita sellar el ápice abierto, aunque previamente en caso necróticos es recomendable una cura con Hidróxido de Calcio quimicamente puro. El "truco" en estos casos es tener todo correctamente a la longitud adecuada, desde el transportador de Mta hasta los pluggers. Después de hacer un par de incrementos podemos hacer una radiografía para comprobar que estamos colocando el material en la posición ideal.

Muchas veces es difícil la localización de los conductos por la pérdida de las referencias anatómicas. En este caso,no encontraba el conducto palatino y se realizó un CBCT entre las dos sesiones, para ver si la localización del mismo. El Tac reveló que la entrada del conducto estaba a 2,5 mm a palatino de donde lo estaba “buscando”.

Presentaremos a continuación dos casos de molares maxilares, un 6 y un 7, con una anatomía muy frecuente: cuatro conductos que confluyen en tres (Mv y Mp), con una curvatura de 30º en la raíz mesial. Un estudio que analizó molares maxilares concluye que en la raíz mesiobucal, en el 56,8% de los casos presenta dos conductos (1). Por otro lado, otro estudio reciente, en este caso del primer molar maxilar, dice que de estos casos en el 66% de ellos los dos conductos confluyen en uno (2). Por todo ello, es esencial emplear el microscopio, ayudándonos del ultrasonidos para la localización de todos los conductos.

Podemos encontrarnos con relativa frecuencia grandes curvaturas en las raíces distales de los molares mandibulares. El caso que presentamos se trata de un segundo molar mandibular con una curvatura de radio corto de 90º, como hemos dicho en otros artículos, para manejar estos casos es fundamental diagnosticarlos, para emplear el instrumental necesario y evitarnos posibles fracturas de instrumentos.

 Dens in dente en 21

Dens in dente o dens invaginatus. Se trata de una una anomalía del desarrollo causada por una invaginación de la corona antes de que la calcificación de la misma haya ocurrido. Los rangos de incidencia de esta anomalía han sido descritos en la literatura entre el 0.04 y el 10%.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies